Crónica de junio por Eduardo Sohns. Cidade de Buenos Aires.

Eduardo Sohns.
Buenos Aires.

Que ésto es Cultura y aquello Educación, que la música que se hace tras esa puerta es de la Nación, aquella de la Ciudad…
¿Llegará el día que “la” Música dependa de “un” organismo?

Eduardo Sohns – Libros de Musica
e-mail: sohns@sohns-musica.com.ar
eduardosohns@mail.com
http://www.sohns-musica.com.ar

Junio 2005

¿Es cierto que el tiempo no ha pasado?

Basta leer lo escrito hace mucho tiempo para encontrar una y otra vez los mismos asuntos.

Los problemas en el Teatro Colón, con sus paros, reemplazo de programación (por supuesto sin considerar que se vendieron entradas para escuchar “un” programa) y la amenaza de su cierre; los problemas en el Teatro Argentino de La Plata…
Ahora se ofrecen recitales en la Casa Rosada, que ya no es solamente asiento de nuestras autoridades sino también espacio cultural dedicado a la música.
Más allá de los méritos de quienes se presentan y de las buenas intenciones de filmar los recitales para luego difundir estos eventos en zonas del interior; no parece haber “justificación cultural” para la realización de esos espectáculos. ¿Existirán otras razones?

Basta recorrer los canales de TV para encontrar grabaciones de esos mismos artistas (y de muchos otros) que podrían cumplir con los mismos objetivos. Canal (á) tiene excelentes programas grabados, lo mismo TN (recuerdo un magnífico programa de Mario Markic sobre las cantoras del norte), y no será dificíl encontrar otros en los canales de cable y en Canal 7.

Nada nuevo, la historia vuelve a repetirse. Y todo seguirá como en un viejo LP rayado, un tic y otra vez a lo mismo.

¿Habrá que cambiar de disco? Se podrá comprar uno nuevo y, probablemente, vuelva a ocurrir, ¿no estará mal la púa?

Lo cierto es que la gente pasa y los problemas se repiten. ¿Qué ocurre con quienes deben dictar políticas?

Es cierto que en nuestro país no existen políticas de Estado (y no sólo referidas a lo cultural) que estén más allá de los nombre ocasionales, y que sean fruto del consenso acerca del país que queremos.

Que ésto es Cultura y aquello Educación, que la música que se hace tras esa puerta es de la Nación, aquella de la Ciudad…

¿Llegará el día que “la” Música dependa de “un” organismo?

A contramano de mostrar siempre lo mismo, Radio Nacional acaba de presentar, y de difundir a través de sus repetidoras, una versión del Martín Fierro, y de producir Shunko, la historia de Jorge W. Ábalos.

Sería fácil imaginar una fría mañana y un grupo de chicos en una lejana escuela sureña reunidos alrededor de una radio escuchando la historia de un niño quechua.
Una sana manera de hacer política, de integrar, y de hacer sentir la “presencia” tantas veces ausente, por carencias (no materiales, sino de ideas) y por falta de justicia.

Seguro que existen soluciones, en otros lugares “se puede”.
Pero ¡qué difícil cuando las mismas instituciones encargadas de formar, institucionalizan la ignorancia!

A partir de lo dicho en nuestro Boletín del mes de mayo, los responsables del sitio WEB de la Universidad del Litoral (prefiero llamarla de esta manera, aunque ellos lo hagan de otra) procedieron a modificar algunas cosas (no todas).

Por ejemplo la Univercidad de Salamanca ahora es Universidad, el clérico… pese al tiempo transcurrido no sabemos si se trata de clericó o de algún clérigo…

De todas maneras la Univercidad del Litral (debe ser algún sedónimo para que de vergüenza no se la reconozca) sigue manteniendo la mayoría de los textos.
Por ello, creí conveniente enviar una nota al Honorable Consejo de la institución, con pedido de respuesta.

Lamento decir que no hubo contestación.

¿Será necesario aclarar que son funcionarios públicos y que están obligados a responder? ¿Será necesario buscar otros caminos que los obliguen a brindar las explicaciones del caso?

¿Qué están defendiendo? ¿Qué están ocultando?

Tal vez ingenuamente esperaba recibir una respuesta diciendo: 1) revisamos el sitio y no encontramos nada extraño, le agradecemos la molestia; o 2) es cierto, aparecen algunos errores que procederemos a corregir.

Pero nada, como si hubiera una complicidad, complicidad en la ignorancia, complicidad para la ignorancia.

La UNL propone cursos de formación, mientras publicita sus ediciones. Podemos visitar su sitio y tomar un párrafo al azar que puede decir más o menos así:

La Argentina en José Martí. Raúl Rodriguez Lao.

Este libro intenta satisfacer los interrogantes que se presentan con mayor asiduidad en el trabajo cotidiano de usuarios cotidianos a temas financieros, aplicando tales conceptos y procedimientos en el ámbito contable, jurídico e impositivo, entre otros.

A ver Ud., cotidiana lectora, cotidiano lector que me está leyendo, al leer esta presentación, ¿no se le despierta el entusiasmo [hip, hop] y las ganas de ir corriendo a lo de su librero de confianza para encargar varios ejemplares y homenajear a sus amistades con el obsequio ? ehhh, cotidiana lectora, cotidiano lector.

¿Y porqué no seguir alguno de los cursos que allí se dictan y aspirar a escribir una frase en la que se exponen claros conceptos rodeados de un halo de indudable raíz y vuelo poético como aquella? (Suponemos que quienes escriben son egresados de la UNL o avalados por la institución).

¿Y los encargados de la Revista?

Sabiendo que fue publicada, y que figuraba un artículo de mi autoría, “ingenuamente” supuse que se pagarían los honorarios correspondientes (¡je!, es una broma), o darían las gracias, y/o que al menos se enviaría algún ejemplar.
Suponiendo que como castigo a mi protesta por el tiempo transcurrido, al fin y al cabo pasaron tan solo unos años desde que esta historia comenzó (el prólogo de la Revista tiene fecha de julio de 2003), y la Feria del Libro para la cual estaba anunciada hace bastante que finalizó, encargué un ejemplar, que recibí oportunamente.

Ayer recibí un aviso y ayer, día 10 de junio, fui a retirar al Correo un paquete con tres ejemplares de la Revista. Adentro había otro sobre, el matasellos decía 17 de mayo, ¡fue mandado a una dirección equivocada!

Sin comentarios.

Si bien este es un espacio dedicado a lo musical, sería interesante reflexionar acerca de la gravedad de lo expuesto. Las palabras encierran ideas, escribir univercidad no implica solamente cometer un error de escritura, implica no saber qué encierra ese vocablo y qué se quiere decir al escribirlo.

Si no se desarrolla un pensamiento propio no habrá música que nos pueda salvar.
No mandar un ejemplar de una revista, no agradecer un trabajo, no pagarlo, no soportar la crítica; no es solamente una elemental falta de respeto por una tarea que se supone que fue elegida por sus méritos y porque se entiende que jerarquiza al medio que la publica, sino también implica una falta de profesionalismo no deseable en una institución que debería buscar “lo mejor” por encima de todas las dificultades y más allá de lo personal.

La secuela de todo esto son los conflictos en los teatros, los intelectuales y los científicos sin medios para desarrollar sus tareas y todos los etcéteras que Ud. ya conoce.

El pasado jueves 2, a los 96 años de edad, falleció Isabel Aretz. Compositora, etnomusicóloga y pianista nacida el 13 de abril de 1909.

Autora de una gran obra, en sus viajes de investigación obtuvo registros de música étnica de América, recopiló instrumentos autóctonos, publicó trabajos, creó institutos de estudio, etc.

Le fueron otorgados, entre otros: el Premio Municipal de Música; la Orden Andrés Bello del Gobierno de Venezuela; en 1992 el Gran Premio Internacional Gabriela Mistral de la OEA, y en 1998 es declarada Personalidad Emérita de la Cultura Argentina por la Presidencia de la nación “por su meritoria carrera como creadora e investigadora y por su incondicional aporte a la cultura nacional”.

Su último emprendimiento fue la creación del Instituto de Etnomusicología y Creación en Artes Tradicionales y de Vanguardia que lleva su nombre en la Universidad Nacional de Tres de Febrero.

Recientemente se publicó su libro Música prehispánica de las culturas andinas.
El folklore argentino, publicado por Ricordi, continúa siendo una referencia obligado para todos los interesados en nuestra música.

Una noticia destacable es que el Mtro. Guillermo Scarabino, director de orquesta y decano de la Facultad de Artes y Ciencias Musicales de la UCA fue nombrado miembro de la Academia Nacional de Bellas Artes.

A propósito de nuestra última publicación, tenemos que agradecerle al Mtro. Scarabino sus palabras:

He examinado con mucho interés la edición de las “Bicinia” de Orlando di Lasso, realizada por Eduardo Sohns. Creo que se trata de un trabajo de impecable factura, que encara la cuestión del contrapunto estilístico con un rigor académico infrecuente en nuestro medio. El formato elegido lo convierte, además, en una valiosa herramienta pedagógica. En lo personal, me despierta lejanos recuerdos de estudiante cuando, a mediados de la década del 60, en la Eastman School of Music, el Dr. Donald White nos guiaba a través de las postulaciones de Gustav Soderlund. Creo, sin temor a equivocarme, que el trabajo de Sohns es digno heredero de esa tradición ilustre.

También hemos recibido el comentario de Celso Antunez, director artístico del National Chamber Choir de Dublin, y artista invitado por distintas agrupaciones, entre ellas: Musica Antiqua Köln, Concerto Köln, Monteverdi Choir, Musica Fiata, etc.

A edição parece-me muito bem feita e cuidadosa – e o livro com seus comentários e textos muito interessante!

[sobre los Villancicos de diversos autores /Cancionero de Uppsala o del duque de Calabria]

* Para aquellos que mostraron interés en nuestra edición de: Orlando di Lasso – Bicinia, les contamos que ya tenemos nuevos ejemplares.

Se trata de una colección veintitrés piezas a dos voces que se encuentran en un libro de teoría impreso en Alemania a comienzos del siglo XVII.

Es un bello material, de uno de los más destacados autores del siglo XVI, apto tanto para ser cantado como para la ejecución instrumental (aquellos que estuvieron en mis cursos seguramente recordarán el Ipsa te cogat).

La edición incluye un amplio estudio del estilo de composición de Lasso y sugerencias para el empleo en clases de escritura musical, de historia de la música, etc.

En unos días recibiremos más ejemplares del libro de Laborda: La música moderna y contemporánea a través de los escritos de sus protagonistas.

Es realmente un libro con textos varios de sumo interés. Para aprovechar.

Recuerden que aquellos que estén buscando libros o partituras pueden comunicarse con nosotros y con gusto atenderemos las consultas.

Es todo por ahora, hasta el mes que viene
Eduardo Sohns