A Reforma Guidoniana. Pregunta Final.

Pregunta final.

¿Que pinta el mál llamado “doísmo” y su gasto editorial en el estadío actual del lenguaje musical y su evolución, en qué se inspira y de que necesidad parte esa búsqueda, hacia que punto conduce?

Defiende una modificación sin motivo dentro ya de un sistema musical inútil y destructivo en origen (conscientemente) para la música de los pueblos y sus fenómenos sonoros (fue creado con otras funciones) en un instrumento que se define como popular pero diatónico, elemento perteneciente al sistema musical.

El resultado final es sólo una elisión inviable (no puede ser tomada en consideración) pedagógicamente y un absurdo (que cuesta dinero mantener) dentro del actual sistema pedagógico del entorno del niño en Galicia.

Esta práctica consiste en negar a un colectivo los beneficios pedagógicos de esta segunda readaptación que fue la transposición, adoptada de forma unánime en Europa.

No tiene más trascendencia real que eso, el negar beneficios pedagógicos dentro de un sistema establecido y eliminar vínculos que son posibles entre organologías pertenecientes al sistema.

Estos vínculos que son posibles son un patrimonio del sistema, en la pedagogía y en todos los ámbitos de la vida musical.

Alejandro Montes Fernández.
agaitaenre@hotmail.com


La Reforma Guidoniana.

  1. El neuma era indicativo, no diastemático y se acercaba al fenómeno sonoro intentando recoger su apariencia auditiva. La quironimia, o el gesto del director, imitaba a esa apariencia auditiva, no al procedimiento escatológico del aparato fonador debido al cual la existencia de ese fenomeno sonoro era posible. La asociación entre: altura del sonido – aparato fonador – gesto; se formó como consecuencia de ello.
  2. Los neumas europeos fueron unificados por Carlomagno con intenciones políticas en las “schola cantorum”. Existía muchos, muy variados, de diferente inspiración, uso y funciones. Algunos eran gráficos (como el solfeo actual) otros neumáticos y otros inspirados en formas o hechos de la naturaleza como gotas de agua.
  3. Guido nos dice que incluso con el empleo de neumas, el dominar el repertorio litúrgico llevaba a un monje 15 años; antes de la adopción de la pautada y de la notación cuadrada sobre ella. Adoptaron la pautada de 4 líneas por que la creyeron suficiente para el ámbito de la voz humana.
    • a.- Él, toma una decisión que potencia unos hechos (que no atañían al fenómeno musical en sí, si no a optimizar su potencial mercantil, su expansión y unificación) y perjudica gravemente a otros (que sí caen de lleno sobre el fenómeno sonoro y su poder expresivo) de los cuales aún se está recuperando la música europea hoy.

      b.- Compruebe en sus propias carnes la pérdida de expresividad musical causada, hágalo hablando a la persona que tiene en frente o dando una clase o coloquio utilizando un tono salmódico, no su entonación natural a la que tiene acostumbrado a su entorno. Hasta la propia recitación pierde expresividad y parte del significado, imagínese lo que coarta este hecho a la expresión musical. Parta de esta reflexión y ténga la presente en todo momento.

      c.- Esta decisión deja, por tanto, fuera de consideración a los fenómenos sonoros más expresivos de los pueblos y lo hace de forma deliberada y consciente. Incluso tiene que crear una escuela de “transcripción” a notación cuadrada de los neumas de los antifonarios y manuscritos que ellos tenían y que aglutinaban cantos populares antiguos de las tradiciones romana, galicana, y judía a los que habían impostado el texto litúrgico. Sólo perviven los fenómenos neumáticos expresivos de la liquescencia y el quilisma, (desvanecimiento de la voz en los diptongos y elevación del tono similar a un interrogante; los dos provenientes de la recitación). Se desecha el neuma y todo su valor expresivo capaz de mantener una relacción más estrecha con el folclore de los pueblos.

      d.- La música popular europea pasa, por tanto y desgraciadamente a ser diatónica y modal.

  4. No existe otro hecho en la historia de la música occidental y hoy del mundo que conocemos como globalizado, que marque tan grandemente la construcción de instrumentos musicales y su morfología como esa decisión, tomada por Guido hacia el año 1030. Provoca el nacimiento del instrumento musical diatónico y cromático, los mayoritarios en los auditorios actuales y naturalmente rechazados por otras culturas y religiones por su falta de expresividad para ellos.
  5. La constatación de esa decisión se hará efectiva tomando como herramienta la notación gráfica cuadrada (llamada tracicionalmente gregoriana hoy) sobre la pautada de cuatro líneas y (la más genuína y que acelerará la síntesis de este atentado musical) el invento de la solmisación.

    Asignando un nombre tónico diferente a cada altura del sistema diastemático facilitará enormemente el recordar la entonación de cada modo y la situación del ordenamiento de los tonos y semitonos. El canto se solmisa hasta adquirir la franqueza y precisión deseada en su diastematía y después se ejecuta con el texto. Antes de esta práctica era imprescindible memorizar el texto completo y el intervalo musical de cada una de las sílabas correlativamente, el solfeo no existía. Las ventajas que en algunos aspectos la solmisación pone encima de la mesa, aceleran de forma exponencial la destrucción de la cantilena antigua.

  6. La solmisación Guidoniana se adopta en la práctica instrumental y a la creación musical y pervive hasta hoy en casi todos los géneros.
  7. La transposición es un acomodo más dentro de ese sistema. Una solucción consecuente (a todo esto que comienza en el año 1030) para las familias de timbres que mantiene exactamente las mismas prestaciones sonoras re-adaptando el convenio antiguo del valor nominal al sonido. El valor nominal del sonido es una mentira antigua que vuelve a ser retocada dentro del mismo sistema (desgraciado para la expresión popular) sin consecuencias sobre el fenómeno sonoro. Una artimaña obvia.
  8. Dentro de ese sistema musical, que se mantiene en muchos géneros musicales actuales y en la vida pedagógica como principal escenario de formación hoy en dia en Europa, la transposición ofrece las máximas prestaciones entre las organologías que siendo hijas directas del sistema en su construcción y morfología ; son afines en su manejo. El sistema se cierra con ella.
  9. La transposición es la solución lógica dentro del sistema. El negar ese sistema musical es posible y la música fuera de él existe por supuesto junto con su representación; pero el diatonismo y cualquier tipo de modalidad cromática residen en su núcleo mismo cuyo centro ocupa la música en escalas de 7 sonidos. Un cambio serio supondría un gasto en la remodelación del aprendizaje musical en Europa que no sucede porque se cree que el sistema actual es válido portador de las herramientas de esa formación.

Pregunta final.

¿Que pinta el mál llamado “doísmo” y su gasto editorial en el estadío actual del lenguaje musical y su evolución, en qué se inspira y de que necesidad parte esa búsqueda, hacia que punto conduce?

Defiende una modificación sin motivo dentro ya de un sistema musical inútil y destructivo en origen (conscientemente) para la música de los pueblos y sus fenómenos sonoros (fue creado con otras funciones) en un instrumento que se define como popular pero diatónico, elemento perteneciente al sistema musical.

El resultado final es sólo una elisión inviable (no puede ser tomada en consideración) pedagógicamente y un absurdo (que cuesta dinero mantener) dentro del actual sistema pedagógico del entorno del niño en Galicia.

Esta práctica consiste en negar a un colectivo los beneficios pedagógicos de esta segunda readaptación que fue la transposición, adoptada de forma unánime en Europa.

No tiene más trascendencia real que eso, el negar beneficios pedagógicos dentro de un sistema establecido y eliminar vínculos que son posibles entre organologías pertenecientes al sistema.

Estos vínculos que son posibles son un patrimonio del sistema, en la pedagogía y en todos los ámbitos de la vida musical.

Alejandro Montes Fernández.
agaitaenre@hotmail.com