Los gallegos no pueden trabajar en casa por falta de banda ancha